Recogida selectiva y PAYT: mirando hacia Italia

|   Gestión de residuos urbanos

Italia y España tienen muchas cosas en común, clima mediterráneo, bonitas playas, carácter latino, buena comida, buen fútbol, y mucho más. Pero en el campo de la gestión de residuos, Italia nos ha adelantado y desde hace años cuenta con interesantes experiencias. Ahora, en España, existe la tendencia de importar sus experiencias, para lo bueno y para lo malo. Por eso es importante elegir bien qué es lo que realmente les funciona y cómo lo podemos adaptar.

 

Esta semana he tenido la suerte de poder visitar el norte de Italia, desde Brescia hasta Venecia, pasando por Padua. No sólo pude admirar la belleza de estas hermosas ciudades, el verdadero motivo de mi viaje era poder ver y aprender cómo estas ciudades gestionan los residuos y cómo han conseguido unas ratios envidiables de recogida selectiva.

Y más importante aún, el objetivo de esta experiencia era poder descubrir cuales son las claves para implementar con éxito este tipo de sistemas y ver si es factible hacerlo de forma similar en España. En definitiva, hacer “benchmarking” -en inglés-, o lo que es lo mismo, “copiar lo que funciona”.

Ciudad de Brescia

Mi viaje me llevó el primer día a Brescia, dónde tuve la oportunidad de entrevistarme con los directores de la empresa Aprica, del grupo A2A. Esta compañía realiza la recogida en ciudades como Brescia, Milán, Bérgamo y Varesse entre otras.

Allí nos explicaron cómo en Brescia han pasado en tan solo dos años de una tasa de recogida selectiva del 30% al 70% aplicando un sistema de pago por generación. A su vez, la generación global de residuos se ha reducido en un 15,7%.  Para una ciudad de 200.000 habitantes, parece una proeza. En este caso, han optado por la identificación de usuarios con tarjeta RFID y la implementación de sistemas de control de acceso y volumen en los contenedores grandes de carga lateral situados en vía pública de las fracciones orgánica e “indiferenciado” (en España le llamamos “resto”, quizás sería interesante buscarle un nombre más apropiado a esta “no-fracción” que comunicara mejor lo que es, como han hecho los italianos o los portugueses).

La implantación se ha realizado por fases, dividiendo la ciudad en 6 zonas de entre 20.000 y 40.000 habitantes cada una. El nuevo sistema se puso en marcha en la primera zona a principios de 2016. Cada tres meses aproximadamente se ha implementado una nueva zona, de forma que en dos años se ha extendido a toda la ciudad.

Provincia de Venecia

En el segundo día de mi viaje visité Veritas, dónde me pude reunir con los directores de la empresa responsable de la gestión de residuos y de agua para la Provincia de Venecia.

En la Provincia de Venecia tienen una larga experiencia innovando en la gestión de residuos. Durante más de 20 años han ido mejorando en diversos aspectos. Desde hace ya algunos años, han aplicado un sistema de pago por generación alcanzando una tasa de recogida selectiva de residuos del 80%, para una población de 900.000 habitantes. Tras larga experiencia con diferentes sistemas de recogida, Veritas ha acabado estandarizando dos modalidades de recogida por ser las que mejor se les adaptan a la hora de implementar el pago por generación y por su eficiencia en la realización del servicio. Una modalidad es la recogida puerta a puerta con contenedores de 120l para todas las fracciones y contenedores pequeños de 30l para la orgánica, identificados con tag RFID. La otra modalidad de recogida es la de contenedores en la calle de gran volumen, con el contenedor de indiferenciado (resto) cerrado con control de acceso y volumen, identificando a los usuarios con tarjetas RFID.

Todos los municipios de la provincia gestionados por Veritas, unos 40 diferentes, deben seleccionar entre una de estas dos modalidades de recogida.

En la actualidad, una vez se han consolidado estos altos índices de recogida selectiva en la provincia de Venecia, difícilmente mejorables para una población tan grande y diversa, los dos nuevos objetivos estratégicos de Veritas son: 1º) optimización de los costes del servicio organizando el servicio con rutas dinámicas y 2º) la mejora de la salud y condiciones laborales de los trabajadores mediante la rotación del personal en los diferentes servicios. El pilar para llevar a cabo estos nuevos objetivos no es otro que el del uso extensivo de la tecnología de software de gestión y embarcada en los vehículos. El software recibe los servicios a realizar y optimiza las rutas. En los vehículos, los ordenadores embarcados guían a los conductores para que puedan realizar las rutas que no conocen de antemano.

Los cinco factores claves para una recogida selectiva del 80%

En las experiencias de Brescia y Venecia, existen cinco pilares comunes y fundamentales que han permitido en ambos casos implementar y mantener con éxito un sistema de recogida selectiva con un grado óptimo de separación de residuos en origen. Estos cinco pilares son:

1. Identificación del usuario generador

Lo primero que necesitamos a la hora de aplicar un sistema pago en los residuos para aplicar el principio de quien contamina paga es poder identificar a los usuarios generadores y medir su “consumo” al igual que si se tratase de cualquier otro servicio como la electricidad, el agua, el gas o el teléfono.

El sistema de recogida con contenedores de gran volumen en la calle cerrados con control de acceso y volumen, permite identificar y conocer la cantidad de residuos que depositan los usuarios mediante el registro en el contenedor con una tarjeta RFID. Esta tarjeta identificativa permite a los usuarios abrir el contenedor y depositar sus residuos.

La otra alternativa es el sistema de recogida puerta a puerta, donde los contenedores están identificados con tag RFID. Este sistema permite conocer las veces que el usuario saca el contenedor para ser vaciado. El vehículo identifica los contenedores que son vaciados mediante la lectura normalmente automática del tag RFID. Para la recogida comercial, el sistema puerta a puerta con contenedores de 2 y 4 ruedas es el más popular por su facilidad de implementación y gran eficiencia.

Ambos sistemas permiten alcanzar un porcentaje de recogida selectiva muy parecido. Con el sistema puerta a puerta se consigue una recogida selectiva con una calidad de residuo ligeramente superior. El sistema con contenedor cerrado en la vía pública es más fácil de implementar en zonas de alta densidad de población y la recogida es más eficiente desde el punto de vista económico y logístico.

2. Pago por generación

Los usuarios pagan en función del uso que hacen, permitiendo aplicar el principio de quien contamina paga. Se grava principalmente la función indiferenciado (resto). La tasa está formada por una parte fija, normalmente en función del número de miembros de la unidad familiar y de los metros cuadrados del domicilio y del tipo de actividad y metros cuadrados de superficie en el caso de los comercios. La parte variable de la tasa va en función de los litros de residuos depositados no reciclables, que se mide a partir de las aperturas o vaciados de los contenedores.

3. Campañas de comunicación

Para la puesta en marcha de un sistema de identificación de usuario con pago por generación es necesario que se realiza una intensa campaña de comunicación justo al inicio de la puesta en marcha del nuevo sistema, ni antes, ni después. Asimismo, será necesario ir realizando campañas periódicas a modo de recordatorio, la cuales deberán ser más o menos intensas en función de los resultados. Dichas campañas deberán focalizarse en los puntos críticos. Es clave concienciar a los usuarios de la necesidad de separar bien los residuos. Hay que explicar claramente las consecuencias negativas tanto económicas como medioambientales, que representa para los propios ciudadanos el hecho de no separar correctamente los residuos.

4. Sanciones

Las sanciones son sin duda el punto más conflictivo del sistema. Sancionar es políticamente difícil de asumir, al menos en España. Sin embargo, si no se sanciona el sistema simplemente no funciona. Es fundamental que los usuarios sigan las normas. No es suficiente esperar que el ciudadano colabore, es mandatorio que lo haga bien. Premiar o bonificar al ciudadano es políticamente más agradable, pero poco eficaz. Incluso si nos premiaran con un jamón de bellota a final de año por no tener excesos de velocidad, probablemente en la autopista veríamos a multitud de coches correr a 200 por hora… Las sanciones y los puntos son los que persuaden al conductor de no excederse de la velocidad máxima permitida. Con los residuos,… pasa igual.

Tanto en Brescia como en Venecia existe un sistema de sanciones riguroso y costoso para el ciudadano o comercio que no cumple las normas. Esta es una de las tareas de la policía municipal.

Además, la recaptación de las sanciones permite financiar en gran parte las campañas de comunicación. Cuando peor sea el comportamiento, mayor será el número de sanciones y la recaudación, pudiendo invertir más en campañas de comunicación. En cambio, si el comportamiento es bueno, se recaudará menos pero las campañas necesarias también serán menores.

5. Tecnología fiable y robusta

La tecnología es la que permite tanto identificar al usuario como medir su consumo, es nuestro “contador de la basura”. Por tanto, para que el sistema no falle, necesitamos que nuestro contador, aparte de funcional, disponga de dos características fundamentales: que sea fiable y robusto. Por un lado, los equipos deben disponer de las certificaciones que los habiliten para transacciones comerciales y proporcionar una eficacia del 100%, ya que nos estamos jugando tanto la facturación como la reputación del sistema.

En Venecia por ejemplo, la selección de la tecnología que se hizo inicialmente no fue suficientemente fiable y robusta. Debido a ello, no fue llegar al objetivo de poder implantar el pago por generación hasta que se cambió a un sistema más robusto y fiable. Este hecho supuso un coste adicional importante, ya que se tuvo que realizar la inversión tecnológica dos veces, y retrasó varios años la implementación del sistema de pago por generación que tan buenos resultados les ha proporcionado.

Agradecimientos

Quisiera aprovechar estas líneas para agradecer a mis compañeros de MOBA Italia (Matteo y Stefano) y a nuestros aliados de EMZ (Raoul y Lorenzo) el esfuerzo realizado para conseguir coordinar de forma excelente las reuniones con los clientes. Sin su colaboración, nuestra experiencia en Italia no habría sido posible.

Asimismo, quiero dar las gracias a los equipos directivos de las compañías Veritas y Aprica por su amabilidad compartiendo su valioso conocimiento y experiencia. Con ellos descubrimos además que es posible entenderse hablando italiano y castellano directamente, si se hace bien ¡despacio!

También quisiera saludar y agradecer a mis compañeros y amigosde viaje por las dos largas y agradables jornadas en las que pudimos compartir trabajo, visitas culturales y muy buenos ratos.

Y para finalizar, quiero aprovechar para destacar el gran trabajo que han hecho nuestros compañeros y aliados en Italia implantando y poniendo en marcha las mejores soluciones tecnológicas para estos y otros proyectos, permitiendo a nuestros clientes alcanzar con éxito estos altísimos porcentajes de recogida selectiva.


Volver a la vista general

 

Fig. 1 - Gran Canal de Venecia
Fig. 1 - Gran Canal de Venecia
Fig. 2 – Cinco pilares del 80% de recogida selectiva
Fig. 2 – Cinco pilares del 80% de recogida selectiva
Fig. 3 – Modalidades para zonas con control de acceso y zonas puerta a puerta de Venecia
Fig. 3 – Modalidades para zonas con control de acceso y zonas puerta a puerta de Venecia
Fig. 4 – Aviso de multa en cada contenedor (Venecia)
Fig. 4 – Aviso de multa en cada contenedor (Venecia)
Fig. 5 - Ordenador embarcado Operand y sistema RFID MOBA
Fig. 5 - Ordenador embarcado Operand y sistema RFID MOBA
Fig. 6 – Control acceso y volumen EMZ (partner MOBA en España)
Fig. 6 – Control acceso y volumen EMZ (partner MOBA en España)